¿Hacer el sexo o tener amor?

¿Se puede hacer el amor sin amar? Decidí visitarlo, con sostenes lila y un pack de tres, entré a su cuarto y lo abracé, tomé sus manos, lo senté en su cama y con un breve moviento hice de su entrepierna un asiento. Nos sumergimos en un mar de pasión, sentíamos como nuestra piel se penetraba, como la calidez de nuestros cuerpos se encontraban al son de una melodía de latidos al unísono. Nuestras respiraciones danzaban juntas, su cuerpo y el mío gemían por completo, gemían sus brazos, mi espalda, gemían sus ojos y mis labios, gemían nuestros pechos calientes, la cama rechinaba y los peluches avergonzados nos daban la espalda.
Sigue leyendo

Cohete para desaparecer.

El amor, la confianza, la seguridad, la revolución ya son cosas del pasado, el sistema te compra, te viola, te prostituye, te cambia; el poder ataca, ya no existen Guevaras, son todxs simples gesticuladorxs, actores y actrices profesionales, crean caballos de batalla, que estudian, trabajan, trabajan, estudian, y como cuál premonición de un libro de por ahí, los hombres y las mujeres ya no tienen amigos, son puros nombres, etiquetas promocionales que hacen creer que cambias algo mientras lo único que cambia son las mierdas que predicas. ¿Que pasó? Día a día somos más humanos, y quizás, quiero tomar un cohete a Júpiter para deshumanizarme

Revolución de papel.

Te haces llamar un libertario pero eres sólo un nuevo dictador haces sentir a los que no piensan que no viven la revolución; te escudas en argumentos baratos sin contradicción, y es que antiguamente decían que si algo carece de refutación, es sólo un nuevo dogmatismo camuflado de nueva ilusión. Estas en contra de toda creencia y toda religión, pero tu forma de pensar es similar a lo que fue la inquisición. Si es que alguna vez mis rimas te hacen temblar, es sólo muestra de tu incapacidad de pensar, y es que quizás para revolucionar, tenemos que abrirnos y dejar de matar.

¿Estas luchando contra un sistema del terror o estas fomentando un nuevo sistema opresor?